UN LIBRO CON BANDA SONORA

Debido a nuestra formación en música clásica, nuestro trabajo parte de melodías y paisajes sonoros a los que nos gusta darles forma e imprimirles nuestro sello personal. De esta manera, el cuento se estructura y evoluciona siguiendo las cadencias, el ritmo o las dinámicas creando una conexión total entre música y narración. Es decir, fue previa la elección musical al texto que se escribió en base a ella.

Hemos partido de la selección de cinco piezas pertenecientes a tres obras diferentes de música francesa del s. XX que, por su carácter descriptivo y su cercanía al movimiento musical impresionista y romántico, nos han evocado escenas donde el mar y la naturaleza son protagonistas indiscutibles. La elección de la flauta travesera y el arpa se debe a la búsqueda de una sonoridad concreta formando parte de la historia como un personaje más.

Capítulo 1: “Aurelia” y Capítulo 2: “ En las profundidades”
  “Las Algas” piezas I y IV

“Las Algas”, del compositor francés Bernard Andrés, es una suite (composición óinstrumental formada por varias partes breves). En este caso son siete piezas para flauta (oboe o violín) y arpa. Hemos utilizado la primera y la cuarta para ambientar los dos primeros capítulos del libro por su carácter evocador y descriptivo. La melodía flota sobre el acompañamiento del arpa creando un paisaje sonoro acuático perfecto para contar la historia de Aurelia. Porque sí, la música también cuenta historias. 

Capítulo 3: “El mar”
“Entreacto”

Jacques Ibert (1890-1962) era experto en componer música incidental.  Esto es música de fondo o música atmosférica que acompaña formas que en principio no son musicales. Por ejemplo, una obra de t&eatro, que es para lo que Ibert compuso esta pieza. “El médico de su honra”, una obra dramática de Calderón de la Barca, fue la elegida por el compositor para acompañar con su Entreacto. De hecho, «entreacto» es un intermedio que se suele hacer entre dos actos de una obra teatral. La pequeña pieza musical para flauta o violín y guitarra o arpa está inspirada en la música española y en el baile del zapateado. Así, la elección de esta obra conforma la música que ambienta el capítulo 3 por su brillantez, su línea melódica y su cadencia final.

Capitulo 4: “Tierra firme” y Capítulo 5: “Vuelta a casa” 
  “La flauta de Pan” movimientos 1 y 2

«La flauta de Pan» es una Sonata para flauta y arpa (piano) del compositor Jules Mouquet (1847-1946). Para el capítulo 4 hemos seleccionado el segundo movimiento de esta sonata, «Pan y los pájaros», y para el capítulo 5 el primero, «Pan y los pastores». A Mouquet le apasionaba la mitología griega y por eso se basó en unos poemas sobre el dios Pan para componer su Sonata más conocida. Pan era el dios de los rebaños y los pastores, tocaba una siringa o flauta de pan y representaba la naturaleza salvaje. De esta forma la flauta, siempre ligada a personajes mitológicos, no sólo se convierte en el vehículo idóneo para describir el ambiente pastoril y campestre que requiere la pieza, si no que nos proporciona la atmósfera perfecta para la llegada de Aurelia a tierra firme, todo lo que allí se va a encontrar y también su vuelta a casa.

Puedes escuchar cómo suena «Lágrimas de Mar» en nuestro apartado Audios.

ÍNDICE – Programa musical

Capítulo 1: Aurelia “Pieza I” (Las Algas), Bernard Andrés

Capítulo 2: Las profundidades “Pieza IV” (Las Algas), Bernard Andrés

Capítulo 3: El mar “Entreacto”, Jacques Ibert

Capítulo 4: Tierra firme “Pan y los pájaros” (La Flauta de Pan), Jules Mouquet

Capítulo 5: Vuelta a casa “Pan y los pastores” (La Flauta de Pan), Jules Mouquet